En el año 2030 seremos una organización cohesionada, con sostenibilidad política y económica, con postura ética y reconocida  a nivel regional por los procesos sociales y culturales desarrollados en las comunidades rurales donde niños, niñas y jóvenes se posicionan como actores fundamentales en el reconocimiento, apropiación y transformación de sus territorios.